Acelerar el proceso de confianza

La “Confianza” es uno de los activos más valiosos en las organizaciones. Confianza de los trabajadores en los líderes, confianza de los clientes en los productos y servicios por los que pagan. Confianza en que los proveedores entregarán los insumos a tiempo.

La confianza es un activo “intangible” pero que está en todos lados. Confiar es un proceso natural, innato, instintivo que se va transformando a partir de las experiencias de vida. Estas experiencias podrían facilitar y reforzar el proceso de confianza, o debilitarlo, dificultarlo, entorpecerlo. La realidad es que con el paso de los años, en términos generales, las experiencias de vida hacen el proceso de confianza cada vez más difícil. Podríamos decir que el proceso nautral de confiar es inversamente proporcional a nuestras experiencias de vida. Esto no es ni malo ni bueno, es una simple realidad: Con los años, el precio de nuestra confianza se va incrementando, ya no creemos que superman vuela, o que hay princesas y seres mágicos que nos salvan. Pero, seguimos necesitando de la confianza para vivir, para trabajar, para todo. El movimiento natural que nos lleva a confiar en los demás es transformado en un proceso que dificulta confiar en los demás. Es un movimineto que nos permite sobrevivir. Es por esto que creo que acelerar el proceso de confianza en los adultos trabajadores ofrece grandes ventajas competitivas, pues seguimos necesitando de la confianza para lograr cosas en las empresas. En este post me enfocaré específicamente en el proceso de confianza entre trabajadores de una misma organización. Si diriges un equipo de personas probablemnte habrás tenido la experiencia de iniciar con mucho ánimo al principio de la relación, y en la medida en que pasa el tiempo, dicha relación suele ir encontrando dificultades que van entorpeciendo ese flujo inicia. O tal vez has tenido la experiencia de ser asignado a un grupo de trabajo en el que la organización espera que empieces a “funcionar” al 100%, como si se tratara de un electrodoméstico que se conecta y empieza a funcionar. En ambos casos encontramos nuestro tema como un elemento común: La confianza. Podemos acelerar dichos procesos y hacerlos exitosos y sostenerlos en el tiempo si “aceleramos el proceso de confianza”. Y es que un incrementar la confianza de los trabajadores en los líderes de su organización en un 10% tiene el mismo impacto en la felicidad de ellos que un 36% de incremento en el salario (Helliwell & Wang, 2011). La Confianza vale muchísimo, literalmente, ¡vale dinero!


¿Qué es la confianza?


“Esperanza firme que se tiene de alguien o algo”. “Esperar con firmeza y seguridad”. Un acercamiento etimológico nos ofrece una mirada profunda: Proviene del latín confidare. El prefijo griego “Kom”, la raíz latina “Fi”, y el sufijo latín “anza”. “Kom” se traduce como “todo, junto”, se encuentra en palabras como “comunidad”, hace referencia a “estar cerca de”. “Fi” del verbo latino “fidere”-”fides” que hace referencia a “lealtad, fe, confianza”. “Anza” como sufijo, a su vez compuesto por un par de raízes que pueden ser traducidas como “agente” y “cualidad de” Confianza es untonces un movimiento de un agente que realiza un acto armónico en referencia a un conjunto de personas. Organizado de una forma un poco más digerible, podríamos definir la confianza, utilizando las luces etimológicas como el acto de “Depositar mi lealtad en aquellos que están cerca de mi”. En un contexto organizacional podríamos definir al confianza como “El acto por medio del cuál espero firmemente de los otros acciones que favorezcan el bien común, incluyendo el mío propio”. Confiar es esperar con los demás que la realidad nos sea favorable. La “confianza” como “rasgo” en las organizaciones es entonces “La esperanza generalizada en que las cosas serán de la manera que anticipamos que sean”. La confianza institucional elimina incertidumbres, ofrece claridad, estructura; un ambiente propicio para que se de lo que queramos que suceda. La confianza es el caldo de cultivo para el logro de los objetivos institucionales.

 

¿Por qué es difícil Confiar?


Porque en la medida en que vamos creciendo vamos acumulando experiencias negativas que hacen difícil un proceso que era natural, instintivo, y casi “sin esfuerzo”.

En la infancia confiar es fácil, natural, nos permite sobrevivir. Creemos lo que nos dicen a ciegas. Vamos creciendo y esperemos ciertas cosas de los demás que no se dan de la manera que esperamos y entonces vamos poniendo límites a ese proceso natural que teníamos. Cada experiencia de desconfianza, cada experiencia en la que las cosas que esperamos se nos presentan de forma adversa encarece el proceso de volver a confiar de nuevo. Vamos levantgando barreras a nuestro alrededor que nos protegen del dolor vivido al sentirnos defraudadas. Creamos muros fuertes a nuestro alrededor en los que tienen cabida muy pocos.


¿Cómo acelerar el proceso de Confianza?


Desmontando las defensas, bajando nuestra guardia, derribando esos muros que construimos para protegernos de los demás. ¿Y cómo se hace esto? Es un proceso natural también: Llego a un nuevo lugar de trabajo con unos preconceptos, unos muros a mi alrededor que me protegen, y en la medida en que voy viendo actos de confianza en los demás, voy quitando ladrillos, y voy permitiendo que vayan entrando dentro de esas paredes. Este proceso toma tiempo, mucho tiempo, y varía de una persona a otra. Pero al conocer estos procesos, podemos acelerarlos. ¿Cómo acelerar el proceso de
confianza entonces? Creando consciencia de este proceso y desmontando las defensas que hemos ido construyendo en nuestra vida. Esto se puede hacer de muchas formas. Desde el departamento de Aprendizaje y Desarrollo, desde los sistemas de manejo del desempeño, y, en el fonde, desde el enfoque de cultura organizacional desde una intencionalidad y acciones encaminadas hacia ello.


Conclusión


La confianza en las organizaciones es una superficie sólida en la que se soporta cualquier esfuerzo organizacional por alcanzar las metas: Una empresa con la que los empleados confían los unos en los otros y en la marca, es una empresa que alcanza casi cualquier cosa que se proponga. Dado que confiar es un proceso difícil, creo que acelerar el proceso de confianza en las organizaciones les permitirá alcanzar sus metas con mayor rapidez, incrementando así las ganancias y favoreciendo un ambiente para el despliegue y felicidad humanas.

Facebook
Pinterest
LinkedIn
Twitter
Email
es_COSpanish